Café con Leasba: Las Preferentes

Hoy os queremos hablar de un tema que lamentablemente sigue siendo actualidad, las preferentes. Para ello nos tomamos un café con nuestro Director de Servicios Jurídicos, Jose Luis Sánchez Calvo, que nos da su opinión sobre el tema.tecnologia-oficina-cafe-ordenadores-portatiles_3342201

“Últimamente, se ha hablado y escrito mucho sobre la tropelía que las entidades financieras llevaron a cabo con sus clientes de toda la vida, que tenían depositados sus ahorros y que no querían correr ningún riesgo. Su actitud ha sido vergonzosa, rompiendo la  confianza generada a lo largo de años y vulnerando el principio de buena fe con engaños a la hora de comercializar estos productos.

Abordaremos el asunto, desde dos perspectivas:

  • Hechos acontecidos y su causa: Cuando la situación económica comenzó a torcerse y las entidades financieras no pudieron tapar el agujero de los impagos de los préstamos concedidos de modo desmedido, necesitaron capital. Y la artimaña fue la captación del mismo para recursos propios. Si se hubiera explicado convenientemente que lo que está contratando no es un plazo fijo o similar, sino que está invirtiendo su dinero en el banco o caja (como accionista), que va a ser de modo perpetuo y con alto riesgo, la mayoría de los afectados no hubieran firmado ni locos.

Pero no sólo no se les informó, sino que se les engañó vilmente, haciéndoles creer que sus ahorros tenían alta rentabilidad, estaban seguros y podían recuperarlos cuando quisieran.

preferentes

  • Breve análisis jurídico: El ordenamiento español, adaptado a las directivas comunitarias, exige que se debe informar a los clientes que vayan a contratar productos financieros, y más cuando éstos son de riesgo, exigiendo una previa clasificación del cliente (MIFID), y sometiéndole a un test de idoneidad.

Es la ausencia de información, o peor, la interesada información errónea transmitida al cliente,  lo que motiva la nulidad de estos contratos suscritos.

En efecto, los elementos esenciales de todo contrato son tres: consentimiento, objeto y causa. El vicio recae en el primero de ellos, existiendo en estas situaciones un diáfano ERROR EN EL CONSENTIMIENTO; error que es invencible, puesto que el ahorrador no podía conocer los riesgos al no ser informado correctamente. Al darse ese error sobre un elemento esencial y no ser imputable al consumidor/ahorrador contratante, deviene la nulidad contractual de pleno derecho.

Al ser nulo el contrato, el afectado recuperará en el juzgado todo su dinero. Así se vienen pronunciando las últimas sentencias judiciales.”

En Leasba Consulting, gracias a nuestros abogados, hemos ganado hasta el momento, con condena en costas para las entidades financieras, todas las demandas interpuestas en defensa de los preferentistas.”

Si eres un afectado, ven a Leasba Consulting, podemos ayudarte a rescatar con éxito tus ahorros.

Participaciones Preferentes

preferentes

Las participaciones preferentes son productos complejos, sin vencimiento y con una rentabilidad supeditada a que la entidad financiera tenga beneficios. ¿Por qué se llaman preferentes? Porque en caso de quiebra los titulares de las participaciones cobran antes que los accionistas, que son siempre los últimos en cobrar.

El problema ha surgido en el momento en que estalla la crisis financiera, momento en el que las preferentes se convierten en algo parecido a una acción, dejando de percibir intereses y, lo más grave, produciéndose la pérdida de parte de su valor, el cual no se puede recuperar en el momento en el que se reclama por un doble motivo: en primer lugar, porque la entidad financiera no tiene la obligación de devolver el capital inicial si no quiere y, en segundo lugar, porque en el mercado secundario (bolsa) no hay demanda al precio del capital sino a un precio muy inferior, con la consiguiente pérdida económica si se colocan en este mercado.

Con este panorama, mucha gente se ha visto atrapada en esta telaraña por un motivo, que es el desconocimiento del producto que contrataban, creyendo que su dinero se colocaba en un plazo fijo y no en participaciones preferentes. Es evidente que en muchos casos ha podido mediar un engaño por parte de la entidad financiara hacia el cliente, siendo éste el punto desde donde se puede reclamar.

En efecto, cada vez es más frecuente ya la reclamación por parte de los clientes afectados por vía del Arbitraje o ante los Tribunales de Justicia. La firma de un contrato supone una serie de derechos y obligaciones para ambas partes contratantes, y cuando existe un vicio en alguno de los elementos esenciales del contrato, puede sobrevenir la nulidad de pleno derecho.

Es evidente que en muchos casos el requisito del libre consentimiento se ha visto afectado porque al cliente no se le ha explicado en lo que consiste el producto o, directamente, ha podido ser engañado por lo que puede existir un claro vicio en el elemento esencial del consentimiento (desconocimiento por parte del cliente del producto que se está contratando y ausencia de obligación de conocer las características de dicho producto porque el cliente no es un técnico en la materia, debiendo ser convenientemente informado), y por ende, una nulidad en el contrato.

La consecuencia práctica de la nulidad contractual supone la obligación, por parte de la entidad financiera, de la devolución de la cantidad que el cliente colocó en participaciones preferentes, amén de una posible indemnización por los perjuicios causados.

Desde los Servicios Jurídicos de Leasba Consulting estamos en disposición de poder ofrecer la reclamación encaminada a la recuperación de su dinero invertido o colocado en participaciones preferentes, estudiando su caso concreto y ofreciendo la alternativa jurídica más ventajosa para sus intereses.