Retos regulatorios de las nuevas tecnologías

Las nuevas tecnologías vienen pisando fuerte generando avances y mejoras. Sin embargo, no pueden estar ajenas al Derecho y, desde este punto de vista, existe una gran falta de regulación que proteja las tecnologías y velen por los derechos de los usuarios.

Una de las principales dificultades para las empresas, es la existencia de normativas diferentes en cada país, por lo que deberán cumplir unas u otras en función del país en el que se quieran instalar e independientemente de su país de origen.

A continuación, vamos a analizar algunas de estas nuevas tecnologías que aún no tienen demasiadas regulaciones.

Cloud Computing 

cloud computing

La nube es una gran oportunidad para las empresas ya que les permite alojar todo un software en la red sin necesidad de instalarlo en el ordenador, y con un bajo coste. El inconveniente que plantea es el desconocimiento del nivel de protección de los datos o de la información almacenada.

Las empresas proveedoras de servicios en la nube pueden almacenar los datos en cualquier parte del mundo, aspecto que tiene sus ventajas como la protección de los datos, pero también produce controversias a la hora de aplicar la ley.

Según la Ley de Protección de Datos de Carácter Personal (LOPD) no es posible subir datos a la nube sin verificar en qué país o países se encuentran y, además, dichos países deberán tener una legislación de protección de datos similar a la nuestra.

Big data

En la actual LOPD no se especifica una normativa específica para el Big Data, aunque si se limita el cruce de datos con el objetivo de preservar la privacidad de los usuarios. Además, los usuarios deben dar su consentimiento para que las empresas recaben información sobre ellos.

Todos los datos recogidos deben ser empleados con el objetivo para el que fueron recabados, a excepción de los datos obtenidos con “disociación de la identidad desde su origen” que quedan excluidos de su tratamiento bajo la regulación de la LOPD.

Redes Sociales

Los consumidores ya no solo consumen, si no que ahora son creadores de contenidos. Este hecho dificulta la gestión de la propiedad intelectual, que en muchos casos es cedida a las plataformas digitales en las que se cuelgan esos contenidos. Además, esto implica que puedan ser utilizadas por cualquier usuario, vulnerando así los derechos de la Propiedad Intelectual.

Otro aspecto es la suplantación de la identidad de los usuarios en las redes sociales, aspecto que aún no está regulado. En caso de que esto ocurra se recomienda acudir a las plataformas digitales para que solucionen el problema antes de tomar acciones legales.

Drones

dron

La regulación de los drones lleva vigente en España casi dos años. Según esta regulación existen dos tipos de drones para los que es necesario estar en posesión de un carnet de piloto. En cualquiera de los casos, queda prohibido sobrevolar núcleos urbanos o espacios con alta masificación de gente y se debe pedir un permiso expreso a AESA.

Estas restricciones ponen un límite a las aplicaciones de esta nueva tecnología, ya que empresas como Amazon están estudiando la posibilidad de emplearlos para entregar sus productos a los clientes de forma más rápida y eficiente. Países como Estados Unidos ya ha cambiado su legislación para facilitar a las empresas esta aplicación, ¿deberá España seguir con el ejemplo?

Coches autónomos

En los países pertenecientes a la Unión Europea aún no existe una normativa para estos vehículos. Tan sólo se menciona que deberá haber siempre una persona al volante. Para permitir que estos vehículos circulen por las carreteras de nuestro país deberá existir una homologación de los vehículos y una legislación sobre seguros y responsabilidad civil. La mayor incógnita que se plantea actualmente es quien sería el responsable en caso de accidente.

Impresoras 3D

impresora 3d

Las impresoras 3D ya son asequibles por los consumidores que pueden comenzar a escanear sus propios objetos.

La regulación de esta nueva tecnología deberá atender cuestiones jurídicas sobre la Propiedad Intelectual e Industrial, como la descarga de los diseños ilegalmente, la fabricación de objetos patentados o la fabricación de productos de marcas que puedan no distinguirse del producto original.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *